jueves, agosto 17, 2017

¿QUÉ CUENTOS CUENTAS CUANDO CUENTAS CUENTOS?

apuntes sobre princesas y brujas

Los cuentos cuentan que hay princesas y brujas.
            Y cuentan los cuentos que princesas y brujas son distintas... Y eso está bien, pero no es todo el cuento.
            Porque no todos los cuentos cuentan que princesas y brujas no siempre son distintas...

Mira, por ejemplo, aquella niña; le gustan los vestidos rosas con holanes y encajes. Le gusta coronar su cabello con una tiara plateada que brilla cuando le da el sol. Le gustan las historias de princesas y príncipes... Es, sí, una princesa.
            Pero, a veces, la niña se viste de pantalones oscuros y camisas moradas. A veces la niña juega a trepar a los árboles y a buscar ranas en los charcos, sabiendo que sólo son ranas. Le gusta explorar los bosques y jugar con espadas de madera. Le gustan las historias de mujeres que cambian al mundo... Sí, a veces, también es una bruja.
            Porque las niñas pueden ser princesas o brujas, pero también pueden ser princesas y brujas...

Y eso está bien, aunque no todos los cuentos cuentan que brujas y princesas son necesarias, lo son.
            Porque el mundo cambia conforme hay cada vez más brujas y cada vez más princesas y cada vez más niñas que son brujas y princesas. El mundo cambia conforme hay cada vez más niñas que son distintas y aprenden a jugar, a crecer juntas.
            Imagina un mundo en el que sólo hubiera princesas; sería aburrido.
            Imagina un mundo en el que sólo hubiera brujas; sería complicado.
            El mejor mundo es en el que hay de todo; brujas y princesas, maestras e ingenieras, doctoras y mecánicas, escritoras y escultoras, luchadoras y cocineras, niñas y niñas, distintas entre ellas, que juegan y crecen juntas.

Y estos son los cuentos que deben ser contados.
            Los cuentos en los que las niñas crecen juntas y distintas. Los cuentos en los que las niñas aprenden a cambiar el mundo. Los cuentos en los que las niñas pueden ser brujas y princesas. Los cuentos en los que las brujas y princesas son fuertes cuando juegan y crecen juntas.

Mario Stalin Rodríguez
Para Sofi

porque ha sido un honor ver cómo creces y vas descubriendo tu propia fuerza.

Etiquetas: ,

miércoles, agosto 09, 2017

Y, en otro bites...

Sí, sé que tengo por ahí un texto sobre perros algo atorado... Y ahí seguirá un poco más, mientras la vida no me de para terminarlo como es debido...
Mientras tanto y para no poner la imagen de "permanezcan atentos a su monitor", ni agotar demasiado pronto las imágenes porno que tengo en stock, se pueden dar una vuelta por Subcultura, donde encontrarán las nuevas páginas de

Y venga ya... Espero que la próxima semana sí tener forma de actualizar como se debe...

Etiquetas: ,

miércoles, agosto 02, 2017

Mientras tanto...


Y bueno, la verdad es que ocupaciones varias, la mayoría bastante agradables (MUY agradables), pero no por ello menos demandantes, me impidieron preparar la entrada de hoy como debería (y miren que el texto ya está escrito), así que, para no poner la clásica imagen de "permanezcan atentos a su monitor", mostremos una más de la serie de imágenes porno para emergencias...
Como dije antes, las imágenes están relacionadas entre sí (al menos, en tanto comparten "protagonistas" y escenario), pero no hay ninguna historia que las hile... En realidad, las pensé para ir probando algunos experimentos en materia de color y efectos diversos. No todos han salido como me gustaría (el primero de ellos -de sobreposición y transparencias- es, cuando menos, perfectible), pero éste me ha gustado bastante...
En fin, si la entrada les sabe a poco, pueden darse una vuelta por Subcultura, donde Ensis y yo retomamos (al menos por este mes) La Monja Sangrienta.

Etiquetas: ,

miércoles, julio 26, 2017

EL CAMINAR DE LOS MUERTOS

A decir verdad, no tenía intención de mostrar este texto por aquí y, si legaba a hacerlo, lo ideal sería ponerlo hacia finales de Octubre o principios de Noviembre por razones más que obvias. Hoy, de hecho, quería hablar de perros, pero revisando el texto que había preparado, me di cuenta de que se necesitaba cierto contexto sobre cierto papel mítico que en algunas culturas se les asignaba.
Así que retomo este texto de 2009 donde se habla un poco de ello, aunque sólo se toque de manera un tanto tangencial... 


Atavío de Mictecacíhuatl según el Códice Borgia.

El Mictlan en la mitología mexica era el nivel inferior de la tierra, el hogar de los muertos y, de acuerdo a algunos estudiosos, se encontraba al Norte (otros especialistas lo ubican en el centro de la Tierra). Los guerreros, hombres y mujeres, que morían en el campo de batalla y las mujeres que morían en el parto no iban al Mictlan sino al Ilhuicatl Tonatiuh (Camino del Sol); los "muertos por agua" (ahogados, tocados por un rayo o de hidropesía) iban al Tlalocan y los muertos antes de nacer regresaban al Chichihuacauhco (Lugar del árbol amamantador).
            Al Mictlan sólo llegaban aquellos que morían por enfermedad o muerte natural. En estas tierras gobernaba Mictlantecutli (o bien, su advocación femenina, Mictlancuhuatl, presentada por algunos autores como su esposa).
Para que el Tlalli (alma) llegará al descanso eterno, se tenia que hacer un duro viaje de cuatro años por los nueve niveles del Mictlan, para el cual (de acuerdo a algunos documentos) contaban con la ayuda del guardián del más allá, Xólotl (hermano gemelo de Quetzacoatl, representado como un perro).
Las nueve dimensiones del Mictlan eran:
1.- Apanohuaia o Itzcuintlan: Aquí había un río caudaloso, la única manera de cruzarlo era con ayuda de Xólotl (o Ahuizotl en otras versiones). Si en vida se había tenía perro o, teniéndolo, maltratado a éste, el muerto se quedaba en esta dimensión por toda la eternidad.
2.- Tepectli Monamictlan: Lugar donde los cerros chocan entre si. El difunto debía cruzar a través de estos sin ayuda alguna y era despojado de sus ropajes.
3.- Iztepetl: Cerro de navajas, este lugar se encontraba erizado de pedernales y debía atravesarse desnudo.
4.- Izteecayan: Lugar en el que sopla el viento de navajas, este era un sitio con una sierra compuesta de ocho colinas en las que nevaba copiosamente.
5.- Paniecatacoyan: Lugar donde los cuerpos flotan como banderas; este lugar estaba al pie de la última colina del Izteecayan y ahí empezaba una zona desértica muy fría, compuesta de ocho páramos que había que recorrer.
6.- Timiminaloayan: El lugar donde flechan, aquí se decía era un sendero en cuyos lados manos invisibles enviaban puntiagudas saetas hasta acribillar a los pasantes.
7.- Teocoyocualloa: Lugar donde las fieras se alimentan de los corazones. En este pasaje, un jaguar abría el pecho del difunto para comerle el corazón, ya sin este órgano, la persona caía en un charco donde era ferozmente perseguida por un caimán.
8.- Izmictlan Apochcalolca: El camino de niebla que enceguece, en este lugar; se tenían que vadear nueve ríos antes de llegar al sitio donde le esperaba su descanso mortal.
9.- Chicunamictlan: Aquí las almas encontraban el descanso anhelado. Era el más profundo de los lugares de los señores de la muerte.

            No pocos textos identifican en este mítico peregrinar una alegoría de la migración chichimeca que culminó con el asentamiento de los mexicas en un islote del lago de Texcoco y la fundación de Tenochtitlan, pues es posible identificar lugares geográficos reales que asemejan a los descritos en el mito.
            Cabe subrayar que, de acuerdo a no pocos especialistas, la religión mexica no contemplaba la vida eterna del alma, pues al llegar al noveno cielo, en palabras de Sahún, los muertos “acababan y fenecían”, es decir; agotaban su existencia. En general, se entiende que en el novemos nivel, los hombres, ya sin posesiones materiales ni memoria (que habían perdido junto a sus ropajes y corazón), se fundían con el mundo y pasaban a formar parte de todos los seres vivos.

Mario Stalin Rodríguez
Asesor Educativo
Departamento de Comunicación Educativa
Museo Nacional de Antropología
México

Etiquetas: ,

miércoles, julio 19, 2017

Colaboraciones NO tan espontáneas III

Amor letal

Era hermosa, muy hermosa. Destacaba en aquel lugar lleno de muerte como una delicada figura de cristal de Swarovski en un basurero. Berg contemplaba hipnotizado su flameante cabello rojo y su esbelta figura envuelta en un ajado vestido de novia cuando escuchó los gruñidos que anunciaban a un grupo de zombis que, lentos pero decididos, se dirigían hacia el lugar en el que ella se encontraba.
Sin pensarlo demasiado, abrió la puerta dispuesto a socorrerla.
Ella, entonces, giró su rostro hacia él.
Berg se detuvo, aún en el porche de entrada, bruscamente paralizado por la visión que, al girarse, la muchacha había dejado al descubierto: un cuello desgarrado y cubierto de sangre, y un rostro hermoso pero inexpresivo que movía de un lado a otro, olisqueando el aire como un animal de presa.
Ya era tarde para aquella hermosa muchacha y Berg, apesadumbrado y asustado, volvió a entrar rápidamente en la casa cerrando la puerta tras sí, por fortuna sus compañeros se encontraban durmiendo porque sino -y a falta de otro tipo de diversión-- se habría convertido en su entretenimiento favorito durante días.
Berg volvió a la ventana desde donde había visto a la muchacha para continuar observándola. No podía dejar de mirar aquella belleza suya no mancillada del todo a pesar de la temible herida del cuello. Aún no había tomado el aspecto semi putrefacto de tantos otros y la palidez de su piel aún podía pasar por normal, debía haberse infectado hacía poco, no era raro que se hubiera confundido.
Sólo cuando sus compañeros se levantaron dejó Berg de observar a la muchacha e intentó concentrarse en otro tipo de cosas para dejar de pensar en ella, aunque sin demasiado éxito.
Al día siguiente volvió a la ventana pensando que la muchacha ya habría desaparecido pero con la secreta esperanza de que aún siguiera ahí. Al cabo de unos minutos la localizó, rondando la casa con un grupo cada vez mayor de zombis. Pronto se verían obligados a abandonar aquel refugio pues el número de no-muertos, atraídos por su olor, no dejaba de aumentar pero de momento él podía seguir disfrutando cuanto quisiera de la visión de aquella belleza no muerta.
La hermosa zombi se convirtió en el centro de su rutina diaria. Lo primero que hacía despertar era acercarse a la ventana y comprobar que ella aún seguía allí y luego se pasaba las horas muertas observándola e imaginando cómo habría sido antes de toda aquella mierda, cómo sería su risa, cómo sonaría su voz, qué cosas le gustarían y qué le disgustarían. Le creo una personalidad y una vida y, poco a poco, de modo casi inevitable, Berg acabó enamorado de ella o, más bien, de la “ella” que él había creado.
Sus compañeros no tardaron en percatarse de su obsesión y, al considerarlo un loco, optaron por vigilarlo estrechamente temiendo que, en cualquier momento, su demencia lo llevara a ponerse -a ponerlos a todos- en peligro.
Cuanto más días pasaban, más se obsesionaba Berg con la muchacha zombi y más se empecinaba en encontrar una forma de estar juntos y en su desquiciada mente fue surgiendo un plan para lograrlo. Un plan simple, fácil de llevar a cabo y que nadie podría descubrir porque no precisaba ni de ayuda externa ni de planificación. Lo único que necesitaba era encontrarse con los zombis y eso era algo que sucedía cada vez con mayor frecuencia.
La oportunidad le llegó en la siguiente salida para buscar alimentos. Sólo hubo de esperar uno de los múltiples ataques y hacer lo que debía para defenderse y defender a los demás: golpear, machacar y triturar. Con eso bastó para tener su bate chorreante de la sangre infectada de los monstruos. Aprovechando un momento en que los demás no le prestaban atención, Berg se llevó el bate a los labios y, conteniendo las arcadas, lamió la repugnante sangre.
Ahora él también estaba infectado y reunirse con ella sólo era cuestión de tiempo.
Regresó en silencio con todos los demás. Durante los días siguientes apenas habló ni comió, su vida se había reducido a contemplar a la muchacha del vestido de novia y vigilar su propio cuerpo buscando las señales indicadoras del avance de la enfermedad. La infección era rápida en actuar, comenzaba con náuseas, vértigos y un penetrante dolor de cabeza, luego llegaba la fiebre y, a partir de ahí, todo se precipitaba.
A los dos días de untar la herida con sangre infectada, Berg sintió las primeras náuseas. Por suerte para él ese mismo día se organizó una nueva expedición en busca de herramientas y algunas vendas, gasas, antisépticos, medicinas y cualquier otra cosa que ayudara a mejorar el escaso arsenal médico del que disponían. Salieron con las primeras luces del día, todos armados hasta los dientes. Berg llevaba consigo su inseparable bate y una escopeta, cruzadas sobre el pecho colgaban un par de cananas. ¿Quién lo iba a decir? Que él, pacifista recalcitrante, antibelicista, anti armas, anti violencia, anti todo aquello, se viera ahora obligado a utilizar aquellos artilugios a todas horas le resultaba irónico y casi cómico... al menos en los escasos momentos en que estaba de buen humor, el resto del tiempo no lograba encontrarle la gracia por ningún lado.
La exploración fue larga y fructífera, lograron cargar el cuatro por cuatro con cuatro con todo tipo de herramientas, medicamentos y material médico que encontraron. Tras el largo día, las extenuantes luchas y la tensión nerviosa, todos se encontraban eufóricos. Habían logrado sobrevivir unas horas más. Habían logrado vencer a los zombis. Se sentían fuertes, poderosos, casi invencibles. Cuando la adrenalina comenzara a bajar, retornaría la depresión pero, de momento, se sentían alegres y exultantes.
Ya de vuelta a casa, mientras descargaban, Berg fingió ir a investigar un ruido inexistente y se internó en un bosquecillo cercano. Los zombis no solían frecuentar aquella pequeña floresta, allí no entraban los humanos y los escasos animales que habían logrado huir de la voracidad zombi hacía tiempo que habían huido. Ese sería un buen lugar para pasar las últimas fases de la infección. Y si alguno de ellos se atrevía a acercarse, Berg podría defenderse... o eso esperaba. A lo lejos sus compañeros, apercibidos de su desaparición, gritaban su nombre. Lo buscarían durante un rato y luego desistirían convencidos de su muerte.
Berg se instaló bajo un árbol, el bate a un lado, las cananas al otro, la escopeta sobre sus piernas. Luego esperó. Esperó pensando en ella. Soñando con ella. El dolor era tan intenso que parecía que el cráneo se le iba a romper en mil pedazos, la fiebre lo mantuvo en un estado de delirio continuo durante horas. La muerte se acercaba a gran velocidad y él soñaba con el momento en que se produjera. Dentro de poco él también sería un zombi y entonces podrían estar juntos para siempre. Le daba igual que, en realidad, no pudiera haber interacción de ningún tipo entre ellos. Le daba igual que aquello no pudiera considerarse una relación humana. Daba lo mismo. El caso era estar con ella... como fuera.
            Y entonces la vio llegar.
            Olisqueaba el aire como un animal.
            El olor a carne humana la había guiado hasta allí. A ella y a tres zombis más que tras ella se acercaban al moribundo Berg.
            Él la contemplaba, extasiado. Una sonrisa iluminó su rostro. La fiebre lo mantenía en un estado de alucinación y delirio continuo. Berg no era consciente de lo que ocurría.
            Ella se aproximaba cada vez más con el paso torpe y anquilosado de todo zombi. Gruñía y salibaba como una bestia hambrienta. Desde aquella distancia eran fácilmente discernibles los estragos de la enfermedad y la muerte. Desde tan cerca, la bella no resultaba tan bella. Si Berg hubiera tenido sus facultades en perfectas condiciones, habría salido huyendo despavorido ante aquel ser monstruoso que apestaba a carne putrefacta. Pero la mente del hombre estaba al borde de la muerte y era incapaz de discernir entre lo real y lo imaginado. Él seguía viendo a una hermosa mujer, la mujer a la que amaba.
            La zombi, gruñendo y tropezando, llegó junto a él. Lo tomó del pelo. Echó hacia atrás su cabeza e, inclinándose hacia su cuello, se dispuso a devorarlo.
            Él, sin dejar de sonreír, tuvo tiempo de murmurar un “te amo” antes de que los dientes de la muchacha desgarraran su cuello.
Este texto y los anteriores (uno acá y el otra aquí) son fruto de las manos, mente y teclado de Nany Og... Una de las mejores escritoras que encontrarán ustedes rondando por estas redes del Monesvol.
Como podrán ver siguiendo los enlaces, la colaboración data de 2013... No la había mostrado porque tenía la firme intención de transformar este relato en un cómic... Pero entre una cosa y otra, fui postergando su elaboración... Sin olvidarla y reprochándome a mi mismo cada vez que no podía arrancar...
Y así habría seguido, si circunstancias extraordinarias y algo tristes no obligarán a que esta semana estos bites sufrieran una horda zombi... Así que, con perdón para Nany Og por la tardanza, retomemos el cuento y dediquémoslo a

IN MEMORIAN
George A. Romero
(1940-2017)
Porque siempre supo que, entre vivos y muertos,
hay que tener miedo de los vivos.

Etiquetas: , ,

miércoles, julio 12, 2017

En vía de mientras

Y bueno, la verdad es que entre ocupaciones varias y bloqueos creativos, no he podido concretar la actualización de hoy (y miran que hasta sabía qué quería hacer)... Pero, también se me ocurre que he abusado un poco demasiado de la imagen de "problemas técnicos" y, para evitarla, recurriré a un poco de porno guardado... Porque, bueno, un poco de porno nunca cae mal...
Es un gif, si no les gusta esperar a que cargue, las cuatro variaciones que ahí aparecen son:
Hay algunas imágenes más por el estilo, relacionadas pero sin ninguna historia real que las hile... Ya las iré mostrando conforme suceda de nuevo lo de no poder actualizar en forma.

Etiquetas: ,

miércoles, julio 05, 2017

(anti)MOTIVACIÓN PERSONAL

Las personas, todas, tienen días así, es sólo que algunos eligen no darse cuenta.
            Son los días del rompecabezas incompleto.
            Esos días en los que poco importa donde estén o qué hagan, siempre está la sensación de una pieza faltante… Del hueco que persiste en todas las cosas.
            Y avanzan las horas y las cosas no funcionan del todo como deberían...

Las personas, todas, tienen días así.
            Son los días en que regresan incompletos.
            Y se refugian y empiezan a contar sus piezas... A tratar de rearmarse.
            Y será que, a veces, con el tiempo y la experiencia, van aprendiendo a encajar sus piezas; a completarse... Hasta un nuevo día de rompecabezas incompletos.


Mario Stalin Rodríguez

Etiquetas: ,